El español y América Latina

El español es la lengua franca no oficial de América Latina.

Se lo habla en 19 de los 20 países que conforman el continente; cruzó el océano de la mano de los conquistadores y hoy día es la lengua materna de los más de 400 millones de habitantes hispanohablantes de América Latina, sin contar quienes también lo hablan en el resto del mundo.

Aunque en el continente existen muchas variantes regionales, el español latinoamericano en su conjunto es considerablemente diferente al español peninsular hablado en España. Sin embago, la Real Academia Española es quien determina qué es correcto y qué no, junto con la colaboración reciente de las Academias Nacionales latinoamericanas.

Dada la cercanía geográfica de América Latina con los Estados Unidos, hay muchas palabras y expresiones típicamente inglesas que se han colado en el español latinoamericano, tales como quemar un CD (“burn a CD”) o computadora (mas similar a “computer” que el término ordenador preferido en España). Sin embargo, esto no significa que todos los latinoamericanos hablan inglés. Aproximadamente solo un 50% de la población, principalmente de las zonas urbanas, domina el inglés en mayor medida, aunque no siempre con la fluidez necesaria para, por ejemplo, poder realizar negocios con eficacia y seguridad.

Durante su presentación en The Canning Conference 2017 en Londres, Ruth Euling de De La Rue destacó la importancia de hablar el idioma local a la hora de hacer negocios con América Latina a fin de construir vínculos sólidos y duraderos. Me gustaría acotar que “hablar el idioma local” implica mucho más que simplemente usar palabras en español con exactitud. Los idiomas y su cultura van siempre de la mano, así que “hablar la cultura local” es fundamental.

Diferencias dentro del continente

Como ya mencioné, el español es la lengua oficial de 19 países que cubren más de 10 millones km², el equivalente a más del doble de la superficie de todos los países de la Unión Europea. Si la Unión Europea tiene 24 lenguas oficiales, ¿eso significa que en América Latina se hablan 19 españoles distintos? No necesariamente.

Lo que sí existen son diferencias nacionales similares a las diferencias entre el inglés hablado en Inglaterra y el inglés hablado en Escocia e incluso diferencias regionales como las que existen entre el inglés de Londres y el de Manchester.

Por ejemplo, los colombianos tienen a usar el usted, que normalmente es formal, en todas circunstancias, incluso entre amigos o con sus parejas; mientras que los mexicanos y los chilenos tienen a usar el usted sólo en situaciones formales tales como cuando interactúan con sus socios comerciales. Ese sería un ejemplo de diferencias nacionales.

Por el otro lado, el español rioplatense es una variedad regional transnacional hablada por aquellos que viven a ambos lados del Río de la Plata, tanto uruguayos como argentinos.  Los argentinos que viven en otras zonas del país no necesariamente siguen las reglas del español rioplatense y hablan de manera similar al resto de América Latina, al menos en lo que respecta al uso del pronombre vos, con la excepción de los salvadoreños que también usan el voceo a pesar de estar bastante lejos del Río de la Plata.

También existen diferencias de clase, preferencias personales y lo que yo llamo diferencias de la cotidianeidad. Uno de mis profesores de traducción literaria solía decir que, en el caso de las prendas de vestir, cuanto más íntimo el atuendo, más variedad de nombres tiene. Un sobretodo tiene, como mucho, un par de nombres: tapado o sobretodo, pero ¿cuántas palabras distintas existen para nombrar las prendas que llevamos debajo del abrigo? Lo mismo sucede con los alimentos; cuanto más común la verdura, más nombres tiene. ¡La remolacha nomás tiene cuatro nombres distintos!

Sin duda hablar de temas más abstractos como la paz mundial y el desarrollo internacional es mucho más simple que traducir el menú del almuerzo, ¿no?

¿Cómo hacemos para entendernos, entonces?

Bueno, cuando viajamos por vacaciones hacemos lo mismo que un londinense de paseo por Escocia: paciencia y mente abierta.

Sin embargo, a la hora de tratar temas más serios y de perseguir objetivos profesionales, sugiero contar con la asistencia de un especialista en idiomas, ya sea un traductor, in intérprete, un transcreador, un localizador, etc, para sortear sin sobresaltos las sutilezas de una cultura extranjera y los matices con los que se expresa a través de las palabras.

“Todos sonreímos en el mismo idioma.” ~George Carlin

Recursos útiles

Comentar

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

*información obligatoria